twitterfacebookgoogle

Cuándo y donde se celebra el contrato electrónico

El contrato en españa

El ordenamiento jurídico Español entiende que existe contrato desde que una o varias personas consienten en obligarse, respecto de otra u otras, a dar alguna cosa o prestar algún servicio. Además deben concurrir los requisitos siguientes:

  1. Consentimiento de los contratantes.
  2. Objeto cierto que sea materia del contrato.
  3. Causa de la obligación que se establezca.

Cuándo se entiende celebrado del contrato

El consentimiento se suele manifestar de manera simultánea entre la realización de la oferta y su aceptación. No obstante, hallándose en lugares distintos, como es el caso del comercio electrónico, el que hizo la oferta y el que la aceptó, hay consentimiento desde que el oferente conoce la aceptación. Para comprender cuando existe consentimiento, y por tanto se perfecciona el contrato, existen dos teorías elaboradas por la doctrina:

  1. Teoría de la cognición o recepción. Existe consentimiento en el momento que es conocida por el que realiza la oferta.
  2. Teoría de expedición o emisión. Existe consentimiento en el momento que el receptor de la oferta ha enviado al oferente su voluntad de aceptarla.

El artículo 54 del Código de Comercio, en relación con el artículo 1.262 del Código Civil, se acoge a la teoría de la recepción, perfeccionando el contrato desde que la aceptación llega a la esfera del oferente sin que éste pueda ignorarla sin faltar a la buena fe.

Sin embargo, en ambos artículos se recoge un supuesto en que parece que la teoría adoptada es la de expedición del consentimiento. Se trata de la referencia realizada a los contratos celebrados mediante dispositivos automáticos, en los que ha de entenderse que existe consentimiento desde que se manifiesta la aceptación. En este sentido el artículo 28 de la Ley de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico establece como criterio de existencia del consentimiento el momento en que las partes puedan tener constancia de ello.

Es decir, desde el momento que el mensaje está almacenado en un lugar que el destinatario pueda consultarlo, sin necesidad de que el receptor haya accedido a la comunicación de forma efectiva. Así se evita que quede al arbitrio del receptor el momento de perfección del contrato, que podría retrasar el mismo con la simple inacción, al no consultar los mensajes recibidos.

Lugar de celebración del contrato

La regla general establecida en el Código Civil y Código de Comercio es que el contrato se presume celebrado en el lugar en el que se hizo la oferta. Sin embargo la LSSI contiene una previsión específica, en función de los sujetos que intervienen en la contratación por vía electrónica:

  1. Los contratos celebrados por vía electrónica en los que intervenga como parte un consumidor se presumirán celebrados en el lugar en que éste tenga su residencia habitual.
  2. Los contratos electrónicos entre empresarios o profesionales, en defecto de pacto entre las partes, se presumirán celebrados en el lugar en que esté establecido el prestador de servicios.
Valora este artículo.

Leave A Reply